volver

abnegacion 3 - prensa

Corrido radicalmente de la convencionalidad de la caja escénica  de la binaria división entre espectadores y actores, Rodríguez viene generando un teatro que propone, como punto de partida, una ausencia absoluta de verticalismo y de generación de un ámbito colectivo, de asamblea.

Si el teatro clásico y dramático supo jugar con la ilusión, Rodríguez parece ir en contra de ese complejo artificio, hasta el momento en el que lo exhibe: … deja ver lo que siempre estuvo presente y el público no pudo ver; un mode de hablar de nuestra propia ceguera política, ceguera desde la que, como individuos (o como representantes de familias), le imponemos a la sociedad un destino ineluctable.

Federico Irazabal - La Nación - 29/6/2018

 

configurada como una asamblea político-sindical de la que los espectadores somos parte, y en la que los personajes de distintas familias hacen uso de la palabra para trabar acuerdos, desplegar disputas y mentar las incertezas del presente, las fantasías del futuro y los sueños truncos del pasado –mientras los “pasajes al acto”, los saltos a la acción, toman lugar en una carpa colocada al centro del salón y adquieren, como el interior de esta, el peso y la fantasía de la incógnita. Adentro, afuera, alrededor de esos intercambios, la lucha de clases irrumpe, sin conciliación posible.

Tomás Eps - Prensa Obrera - 22/6/2018

 

La obra podría seguir horas, más allá del intervalo que la finaliza. Es todo el proceso de sueños en busca de soluciones que una y otra vez se transforman e intentan lograr un deseo final. Como una parábola que se repite sin solución de continuidad, levantada por entusiastas protagonistas que nunca terminan por ponerse de acuerdo, "Abnegación 3" es una suerte de herida abierta que la sociedad intenta cerrar.

Isabel Croce - La Prensa 2/10/2018

 

Con texto del brasileño Alexandre dal Farra y dirección de Lisandro Rodríguez, Abnegación 3 es una de las joyas de esta edición del festival. Con funciones todos los domingos a las 13 en el espacio cultural Los Vidrios (ex Elefante Club de Teatro), la pieza cuenta con un elenco numeroso y sigue la línea de un teatro más horizontal que vertical, un teatro humano, demasiado humano que lleva adelante  Rodríguez (cada vez mejor como director). Aquí el público ingresa en la sala y es testigo de cómo los personajes discuten entre sí mientras los parlamentos pasan por sobre las cabezas de los espectadores como si fueran balas. Norberto Laino sigue trabajando con  Rodríguez  en las puestas escenográficas y los resultados siempre son sobresalientes. Teatralidad de lo inmediato en tiempos convulsos. Vot sí.

Farsa Mag 5/7/2018 - Alanis Buchanan

© 2018 by Indigo Producciones